Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 12 de noviembre de 2012

El chico de tus sueños... ¿Es demasiado para ti?


Mis queridos lectores y lectoras, hace algunas horas, mientras pasaba la tarde en facebook, vi una foto que me hizo recordar una gran historia personal, un momento importante de mi vida y que sin duda tenia que compartirles, por que me hizo aprender algo valioso sobre mi y sobre las relaciones “amorosas” (en este caso fallidas), así que prepárense para otra de mis anécdotas personales.

Hace muchos años, conocí a un chico increíble, desde el principio me cautivo por su inteligencia, para mi gusto bastante atractivo, simpático, divertido aunque con un humor difícil de entender, cumplía con el 90% de las características del chico de mis sueños, estoy seguro que todos y todas hemos conocido a uno de estos en sueños, yo lo conocí en la realidad y sin duda supero al de los sueños,  en pocas palabras, como el no hay dos en el mundo… ¡afortunadamente!

Si han seguido el blog, recordarán aquella publicación de “hasta en los perros hay razas…” (si no, es buen momento para leerla) pues en ese momento, yo no supe distinguir mi raza de la suya, casi podría jurar que estuve a nada de enamorarme de él y cuando le hable de lo que sentía, este chico maravilloso, simplemente me dijo que no, yo no era para nada lo que el buscaba, yo era poca cosa para él… sin usar palabras me dijo “Soy demasiado para ti”. ¡Uff! Que difícil es escuchar y darte cuenta de eso, te duele en el alma, te rompen el corazón en un instante y todas tus ilusiones se desbaratan.

Ya se, se están preguntando por que dije entonces que afortunadamente no hay dos como él, algunos estarán asegurando que hablo desde la herida cuando digo eso pero no (y se los demostraré), pues bien, acepte con tristeza la realidad y decidí quedarme ahí como el amigo incondicional, aunque por momentos con la esperanza de que este “chico perfecto” descubriera que yo era el amor de su vida. Y así pase años apoyándolo en cada cosa que emprendía, estuve para él en los momentos en que necesitaba un amigo, lo apoye en sus relaciones posteriores tratando siempre de ser objetivo y cada vez que el se caía, yo lo ayudaba a levantarse, hasta que simplemente comencé a considerarlo uno de mis mejores amigos de verdad.

El problema fue, que poco a poco comencé a notar que eso no era de ida y vuelta, es decir; cada vez que yo acudía a su amistad para enfrentar algún problema, el tenía algo mas que hacer, cuando le hable de mis propias historias de amor o desamor, obtenía sarcasmos y algo de burlas pero jamás un consejo de amigo, y luego el problema mas grave es que comencé a sentir que solo me buscaba cuando su relación estaba mal o cuando estaba soltero y cuando tenia pareja, me hablaba de lo buenos que eran, de todas sus características maravillosas que incluían su buen gusto para vestir, o los lugares a los que iban y de todas esas cosas con las que desde su punto de vista, yo no podría competir jamás.

Legue al punto en el que por fin acepte que solo me usaba, que no era realmente ni mi amigo ni nada, que no era la persona increíble que en un principio pensé que era y sin más salí de su vida (aunque siento que el jamás me dejo entrar realmente)  pero sobre todo, lo saque de mi vida y creo que fue una buena decisión, por que ahora me doy cuenta que es como de esas personas que se muestra inocentes y necesitados de afecto para que uno caiga, y una vez que estas en la trampa pues devoran tus entrañas, son algo así como flores carnívoras, seguro te has topado con alguien así, ¿no?

Las últimas cosas que supe de él, me dieron la pauta para asegurar que el ya no existe en mi película, por que el mismo decidió que su personaje ya no tenia lugar en ella y eso se lo agradezco, además de haberme abierto los ojos a la realidad. Hoy puedo decirles que efectivamente el era y es demasiado para mí… demasiado inseguro, inmaduro, egoísta y superficial y yo, pues seguro lo soy a veces pero me merezco algo mejor que eso. Así que la moraleja de esta historia podría ser que las apariencias engañan, pero también que efectivamente todo pasa por una razón y afortunadamente para m, aunque me toco el camino largo fue el mas productivo y menos dañino y a ese chico, solo puedo desearle lo mejor del mundo, por haber sido el chico de mis sueños por algún tiempo ¿Te ha pasado algo similar? ¿Qué aprendiste de eso? Creo que yo aprendí que prefiero a los chicos reales que a los de los sueños, por que a veces “El chico de tus sueños es demasiado para ti”.



2 comentarios:

  1. sorprendida un poco, me ha tocado que me digan eres mucho para mi y si cuando alguien te diga que eres mucho creelo jajaja y con respecto a lo tuyo era mucho para ti? perfecto gran favor que te hizo no? Finalmente en esta vida de todo se aprende...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. pues si, era mucho para mi, pero mucho de lo que no quiero en mi vida!!! así que efectivamente me hizo un gran favor y por eso ahora pido que los "santos" lo cuiden!!

      Eliminar