Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 4 de noviembre de 2012

Los tres conflictos básicos de un lío del corazón


Mis queridos lectores y lectoras, lo se, ya no escribo casi nunca y no es que no quiera hacerlo, simplemente me costaba trabajo encontrar esa forma divertida en la que me gusta compartir con ustedes incluso las penas y los problemas. Seamos honestos, a nadie le gustan los dramáticos realmente por muy compasivos y empáticos que seamos.

Pues bien, déjenme decirles que probablemente yo estoy viviendo uno de los dramas más divertidos y comunes de mi vida (seguro que ustedes piensan lo mismo cuando les pasa), si están en lo correcto… TENGO UN LÍO EN EL CORAZÓN, afortunadamente no es un mal cardiáco ni nada de eso, simplemente tengo una terrible confusión sentimental. Los pondré en contexto para que me entiendan, seguro que a ustedes les ha pasado lo mismo que me ha pasado a mí. Básicamente todos mis problemas de amor se reducen a tres simples conflictos.

Conflicto número 1 ¡Ya no más! Hace poco tiempo que dije ¡ya no más! No estaba dispuesto a seguir intentando conocer gente, a seguir ilusionándome o entregando mi pobre corazoncillo gruyere (por aquello de los agujeros) ni una vez mas… si claro, es divertido y sumamente dramático decir eso, pero en el fondo sabemos que mas bien estamos gritándole al mundo que realmente estamos necesitados de amor, así que no se hagan los fuertes y acéptenlo.

En mi caso era un poco distinto, por que aunque efectivamente si necesitaba algo de afecto, era mas el cansancio emocional y hasta físico el que hablaba por mi, estaba en verdad fatigado de pasar por eso una y otra vez, conocer gente, ilusionarme, desilusionarme, sufrir, sufrir mas por que la otra persona es completamente feliz sin mi y peor aun con alguien mas (mas feo, mas tonto y así), deprimirme y luego conocer a alguien que me hace ilusionarme de nuevo, a eso se refiere “el ciclo sin fin” no a lo que “el rey león” nos hizo creer.

Conflicto número 2 ¡No se que hacer! Bueno pues cuando llegas a ese punto real de ¡ya no más! Es cuando aparecen de nuevo los pretendientes interesantes (ya saben, a la vida le encanta llevarnos la contra). Esta bien, no todos son interesantes pero si te llegan a mover un poco el piso, a mi me paso que conocí a un par, algunos otros ya eran conocidos o simplemente me confundí viendo cosas que no eran, me tope con gente interesante pero que físicamente no me atrae, niños (lo digo por la madurez mas que por la edad) que no saben lo que quieren, otros tantos que no han sabido esforzarse por conquistarme cuando son ellos los que dicen estar interesados en mi, etc.

Y es entonces cuando te dices ¡No se que hacer! Por que no es nada fácil elegir a una de esas personas y más si no te convencen del todo. Pero cada tanto, entre todas esas personas, te encuentras a alguien inteligente, divertido, que comparte ideas contigo, que te reta intelectual y emocionalmente, en fin… las posibilidades en este tema son incontables, pero te dan la idea de que efectivamente en el mundo hay alguien diseñado especialmente para ti y que tu has sido diseñado para ese alguien (advertencia: encontrar a esa persona no es tan fácil como parece pero sucede).

Conflicto número 3 ¿Qué debo decir y que no? Pues bien, finalmente encontraste a esa persona que si te hace sentir algo especial, con quien quieres pasar más tiempo, que verdaderamente te interesa y es entonces cuando entras en el conflicto mas importante ¿Qué debo decir y que no? Y es que cosas que decir hay y por montón, pero n todo debes decirlo, por que tampoco es el caso que asustes al galán en cuestión (o galana) por que entonces volverías al ciclo sin fin y no es eso lo que quieres.

No a todas las personas les agrada que sean tan directos (como soy yo) y que les digan así de frente lo que quieren, lo que piden y lo que ofrecen y otras antas no entiende las indirectas, así que en no es fácil que alguien te ayude a enfrentar la situación, dependerá de que tanto conoces a la persona y de que tanto quieres arriesgarte, pero recuerda, el que no arriesga no gana, es posible que esa persona se asuste y se vaya si le dices algo y eso significa que ganaste tu tiempo y que no lo perderás más; en mi caso particular, siempre he considerado que es muy importante hablar claro y directo (lo cual me ha metido en muchos líos pero también me ha dado muchas satisfacciones) por eso es que siempre trato de ser así y decirle a la persona lo que siento y mas cuando siento algo tan bonito.

CONCLUSIONES:
Conflicto Número 1. TRANQUILÍZATE. Piensa bien si tu ¡Ya no más! Es real o solo quieres llamar la atención, si es lo primero, ni te desesperes que las personas van y vienen todo el tiempo; si es lo segundo, deja de hacerlo, la gente se hartará de ti y te quedaras mas solo, mejor has algo bueno por ti que te ayude a crecer.

Conflicto Número 2. DECÍDETE, si, el ¡No se que hacer! Solo lo podrás solucionar tomando tu decisión, analiza que es lo que quieres y que no y ve cual persona es la que se acerca más a lo que necesitas, y si ninguno se acerca pues entonces sigue tu camino, deja de idealizar y se realista, te ahorraras mucho tiempo y energía.

Conflicto Número 3. EXPRÉSATE. ¿No se que debo decir y que no? Todo lo que es bueno debe decirse, si lo sientes dilo… aunque claro hay muchas formas de hacerlo, analiza bien y encuentra la apropiada, puede ser con palabras, con acciones, con ambas, con detalles, con miradas con energía pero expresa lo que sientes que a todos nos gusta saber que le importamos a alguien.

En mi caso particular… quiero decírselo pero tengo un poco de miedo, así que estoy buscando la forma correcta de hacerlo por que vale la pena que lo sepa, ya les contare como resulta esto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario