Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 24 de agosto de 2016

De nuevos caminos y soledades permanentes

Mis queridos amigos y amigas, quienes me conocen desde hace tiempo e incluso quienes han leído o lean las publicaciones antiguas del blog, sabrán que los asuntos del corazón ocupan un lugar importante en mi vida, que hubo una etapa en la que era una necesidad e incluso recientemente que me descubrí listo para enamorarme y entregarme de verdad, es inevitable en muchas ocasiones para mí no involucrarme sentimentalmente con alguien en buena medida por mi forma de ser y a veces incluso, por presión de otras personas, por no sentirme solo y por muchas cosas más.

Pues bien, déjenme contarles que hoy mientras me encontraba atascado sin poder llegar a casa por culpa de una manifestación, me quedé pensando en lo que he vivido en recientes fechas, en como estuve tan cerca de enamorarme hace unos meses de un chico increíble con quien tuve historia hace casi dos años pero que ofrece menos de lo que yo merezco y aunque lo quise y lo quiero sé que no es para mí y que no es por mí, me puse a recordar los absurdos dramas casi adolescentes en los que me vi envuelto recientemente por un par de personas desagradables que del amor no entienden nada, principalmente del amor propio y de verdad deseo que ese par encuentre ese amor que les hace falta, me puse a pensar en el amigo incondicional por el que me he sentido casi enamorado desde hace tanto tiempo pero que jamás verá en mi ni la mitad de cosas buenas que yo veo en él aunque me diga que lo hace, aunque duele, no soy la persona para él, ni él es la persona para mí y de nuevo, no es por mí.

Y después de tanto pensar en todo eso, llegué a mi pensamiento de las últimas semanas, en las que por fin acepté que estoy negado al amor, en esas semanas difíciles en las que me alejé de todo y de todos porque realmente lo estaba pasando mal adaptándome a esa nueva realidad y por fin pude decirme que no merezco eso.

No sé si a todos les pase, no sé si es otra etapa más como todos dicen pero de verdad que no necesito que lo hagan o si algún día va a cambiar pero lo que sí sé y es lo que me ha costado tanto, es que no voy a dejar que la vida simplemente me vaya aventando de un lado al otro emocionalmente hablando, así que basta de dejarle las riendas de mi vida amorosa al destino, a la vida, a fuerzas más allá de lo humano, a otras personas; hoy al fin siento que soy yo el que está decidiendo y lo sé porque no lo hago a través del dolor ni mucho menos, lo único que sé, es que este corazón que llevo en mi pecho, que hoy se encuentra vacío pero limpio, que tiene abiertas las puertas de par en par para los verdaderos amigos, para la familia de corazón y no nada más la de sangre pero que es más selectivo ahora, que hoy este corazón que se siente tan preparado para amar decide cerrar sus puertas para relaciones de pareja.


Si, sé lo que muchos van a decir, pero creo que me hace falta tomarme un buen tiempo de descanso, un buen tiempo en el que las posibilidades están cerradas y yo también, en el que, después de tanto luchar con mis soledades al fin he comenzado a quererlas, a entenderlas como parte de mi y así quiero que se queden, un tiempo en el que me dedique exclusivamente a mí, a mi crecimiento académico, profesional, un tiempo en el que deje de culpar a mi cuerpo imperfecto de no obtener lo que supuestamente necesitaba y en lugar de eso, disfrutar de mi mismo, de mi soledad, de abrazarla y de aceptar que estamos juntos en este viaje y que quizá, no exista retorno porque yo no quiero que exista.


No hay comentarios:

Publicar un comentario