Se ha producido un error en este gadget.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Claves para una buena cita

Como ustedes saben mis queridos lectores y lectoras, un seguidor de la filosofía de la Tía (para quien no la conozca puede leer la primer publicación del blog) jamás rechaza una cita… no importa si es una cita a ciegas, una cita con alguien que ya conocemos, una cita con alguien que tus amigos quieren presentarte, etc.

Lo cual como siempre se los he dicho personalmente me ha puesto en situaciones muy extrañas, yo siempre mantengo la misma postura, soy amable, educado, uso un tono de voz calmado, sonrío y trato de esconder lo mejor posible que en realidad me muero de nervios por estar ahí, lo importante es crear un ambiente en el que ambas personas se sientan seguras.

No siempre es posible, a veces si la persona nos atrae demasiado, es fácil demostrar que nos pone nerviosos o a veces, la otra persona no pone nada de su parte y la cita se vuelve un caos (que sería igual si nosotros no ponemos de nuestra parte claro) recuerdo que una vez, un chico con el que hablaba todos los días por Messenger me invito a salir, así que acepte, lo había visto en foto, es maestro y teníamos siempre muchos temas en común de los cuales hablar así que pensé que sería divertido.

Antes de llegar al lugar de nuestro encuentro, me llamo para decir que mejor me veía en otro lugar, cuando me dirigía a ese otro lugar volvió a llamar para decir que mejor siguiéramos el plan original, cuando lo vi, descubrí que su foto le favorecía bastante, pues no era para nada lo que yo recordaba de esa foto, me dijo que tenia que hacer algunas compras y me pidió que lo acompañara, se veía entusiasmado y aunque no es lo correcto, acepte subir a su camioneta y acompañarlo (de preferencia quédense en lugares públicos).

Conforme comenzamos a charlar, el volumen de su voz fue disminuyendo, casi no podía escucharlo, comenzó a sudar, dejo de mirarme, incluso cuando no estaba manejando, llego a un punto en el que si yo no hablaba el se quedaba callado, en mi mente repasaba lo que yo había dicho, pensando en si algo lo había ofendido o algo por el estilo y no encontraba nada, pensé que tal vez se sentía enfermo o algo, así que le pregunte la hora y luego de saberla, le dije ¡es tardísimo! y comencé a decirle que tenia que hacer algunas cosas y que debía irme, el dijo que me traería a casa, le dije que no era necesario pero insistió y no iba a discutir con él, así que acepte, pero unas 10 cuadras antes de llegar a mi casa me dijo que ya no podía llevarme por que se desviaba demasiado del camino a su casa, le dije que no importaba, así que me baje de su camioneta y el se fue de inmediato, mi conclusión, después de mucho analizar la situación es que… le dio diarrea (por que de verdad que no encuentro otra explicación)

Por si acaso, aquí les dejo unas claves que los ayudarán a ser más seductores en sus futuras citas

Respira hondo: La respiración fluida transmite seguridad y serenidad. Inhala y exhala profunda y conscientemente para calmarte. (pero que no parezca que estas haciendo ejercicios de respiración claro)

Modula tu voz: El miedo hace perder aire al terminar las frases, y el mensaje no resulta convincente. Una voz carismática es fuerte, flexible y entusiasta. Jamás la eleves para hacerte entender mejor, parecerías pretencioso y arrogante. (Ensaya en casa: canta, vocaliza, grábate y escúchate después).

Aprende a mirar: Intenta que la otra persona se sienta admirada, estimada, única. Usa una mirada abierta y expresiva, pero no impertinente ni intimidatoria. Mientras hablas, no bajes los ojos, ni tampoco rehuyas los de los demás (nada de ojos de loco o loca).

Cuida tu imagen: Halaga estar con alguien que se ha esmerado para resultarnos agradable. Piensa en el efecto que causarás a la hora de arreglarte, sin obsesiones pero con entusiasmo e interés (que parezca que te pusiste lo primero que encontraste y que aun así te queda de maravilla).

Sonríe: La sonrisa envía el mensaje de que aceptamos al otro o él nos acepta, y además es contagiosa sin embargo, la seriedad “arremete” (pero hazlo de forma natural, si no se ve forzado y es peor).

Presta atención a los detalles: Por ejemplo, dirígete a esa persona por su nombre, que sepa que lo recuerdas y así no haces el oso de preguntar a media cita o al final su nombre. Regala pequeños obsequios especiales (un chocolate es una buena idea) interésate por ese familiar enfermo o ese nuevo trabajo, felicita siempre que haya ocasión… Sé detallista.

Potencia tu toque personal: Tu estilo de vestir, tu físico poco corriente que no perfecto por que nadie lo es (si tu mejor atributo son tus senos por ejemplo tampoco lleves un mega escote que pueda hacerte ver vulgar), tu modo particular de contar historias… Piensa en qué te distingue y haz de ello tu sello personal (Se vale inspirarse en otras personas siempre que puedas hacer tuya esa cualidad).

Comunicate con naturalidad: Ten una idea clara de lo que quieres decir y habla de ello con espontaneidad. Si eres tímido, lánzate y déjate llevar sin miedo: sobre la marcha irás corrigiendo el rumbo de tu discurso. No te dediques a pedir perdón ni utilices constantes muletillas. Y por supuesto, escucha con interés SIEMPRE.

Habla de lo que te gusta: Encamina la conversación hacia lo que te apasiona: los demás se quedarán embelesados porque la pasión enseña y, sobre todo, contagia.

Se sincero: Si dudas o te preocupa algo, admítelo. Al compartirlo, reducimos en gran medida la tensión y potenciamos la empatía, Preguntar algo que no sabes, podría dar un buen tema de conversación y hacer notar que te interesa lo que te dice.

Espero que estos tips te sirvan tanto como a mí, si no sirven es por que la persona con la que saliste, no es la indicada para ti… ¿Cuál de estos es tu punto débil o tu punto fuerte? ¿Qué puede hacer una persona para cautivarte? ¿Qué es lo peor que les han dicho o echo en una cita?


7 comentarios:

  1. Aca entre nos, lo que a mi me pasa es que me quedo calladaa y no se que decir se me cierra la mente y no hay manera de que algun tema salga a floteeee, y por lo general son ellos los que inician el tema! Peroo estoy trabajando en eso para que ya no me pase jiji

    ResponderEliminar
  2. Evita hablar sobre el clima, preguntar por la familia esta bien pero vayas preguntando uno por uno (y tu mama? y tu papá? y tu hermana?...) y decir "pues si" cuando no sabes que decir mata la conversación, así que para no caer en eso o en temas complicados (política, religión, fútbol) di cosas que halaguen, como "que bien se te ve esa camisa, el color te va"

    ResponderEliminar
  3. Jajaja ok clima no y no preguntar hasta por el perro, halagar un poco bien ah y no decir pues si, ok ok anotado! Gracias!

    ResponderEliminar
  4. En mi segunda cita estuvo todo super chido pero hicimos un chiste y me dio risa y al inclinarme como gesto de confianza sin querer que fuera un abrazo lo abrace así super sutil y me dijo: abrazas a todos ???!!! jajaja, era un chico tome como un brote de nervios después se convirtió en nuestro chiste y duramos juntos tres años.
    ah nuestra primera cita fue en un café nos conocimos por msn y parecíamos conocernos de toda la vida creo que depende mucho de la química... :D

    ResponderEliminar
  5. Estoy de acuerdo, cuando hay química todo fluye sin problemas y hasta lo mas extraño se vuelve divertido y nunca se olvida, que bueno que viviste algo tan bonito!!

    ResponderEliminar
  6. si que chido que ahora aunque no este conmigo y después de tantas cosas puedo recordarlo con cariño

    ResponderEliminar